Miércoles, 11 Marzo 2015 10:54

Datos Curiosos de Cochasquí

Escrito por 
Valora este artículo
(3 votos)

¿Cómo se construyeron las pirámides?

El proceso de la construcción de las pirámides fue muy meticuloso; no bastó con apilar los bloques de cangahua y la arena. En primer lugar, fue necesario preparar el terreno. La edificación de estructuras de esa magnitud en una pendiente fue un problema al que se le tuvo que encontrar una solución.

En un recorrido típico por el Parque, el visitante cruza, entre las pirámides 5 y 3, por una explanada muy pequeña que termina abruptamente. Desde su borde se puede observar la mayor parte del complejo, y resulta evidente que las demás pirámides también descansen sobre explanadas parecidas: son terraplenes artificiales.

El volumen combinado de terraplenes, montículos y pirámides en Cochasquí se estima en 1,2 millones de metros cúbicos. Un kilómetro al norte del complejo arqueológico, en el sector de Santa Rosa, se encuentra una hondonada que posiblemente fue el sitio de extracción de todo ese material. La cangahua debió ser sacada en bloques, con ayuda de hachas de piedra, y transportada con palos de madera. En el sitio de construcción se pulían los bloques para luego apilarlos y formar el edificio.

Los encargados de este duro trabajo probablemente vivieron en la zona denominada "pueblo", al oriente del complejo. Allí también habrían permanecido quienes se ocupan de darle mantenimiento al área monumental.

¿Un espejo astronómico?

Es probable que, como muchos otros pueblos agrícolas de América, la gente de Cochasquí haya practicado alguna forma de culto astronómico, venerando al sol o a la luna y siguiendo sus ciclos. Diversos investigadores han especulado sobre Cochasquí como un calendario astral. Valentin Yurevich, por ejemplo, señala que las rampas están orientadas hacia la estrella Benetnasch, en la Osa Mayor, al inicio de la temporada de lluvias. Igualmente, hay la creencia popular de que una de las pirámides tiene la forma de la constelación Escorpio, y los montículos, la forma de la Osa Menor. En realidad, no hay ninguna evidencia de que los constructores hayan tenido este propósito en mente.

También se ha dicho que las zanjas en la plataforma de la pirámide de 13 pudieron servir como espejos de agua para ver las estrellas, algo que se conoce de otras culturas andinas y mesoamericanas. Sin embargo, como ya se mencionó antes, estas ranuras parecen haber estado cubiertas por un techo.

Aunque no haya evidencia cierta sobre arqueoastronomía, el sitio es ideal para astrónomos aficionados, por el aire diáfano y la ausencia de luces urbanas. Cochasquí es frecuentado por grupos de campistas en busca de cometas, lluvias de estrellas o eclipses solares y lunares.

  Se creía que la orientación de pirámides y tolas de Cochasquí estaba relacionada con los movimientos de la luna y el sol, pero al parecer la pendiente del terreno, la proximidad de fuentes de agua o la alineación con algunas montañas de alrededor fueron más importantes. 
  Las rampas que descienden de las pirámides mayores de Cochasquí pueden haber servido, durante las ceremonias, como conexión entre la sencilla población dispersa en la zona sur y sureste de las pirámides, y los caciques que se ubicaban en la parte alta de la pirámide.
  A raíz de la reforma agraria de los años sesenta, gran parte de Cochasquí fue vendida a una compañía privada que se dedicó a la extracción de piretro –una planta con propiedades insecticidas- incluso alrededor y sobre las pirámides.
Visto 2086 veces

Login Form