Miércoles, 23 Abril 2014 12:06

Proyecto Prometeo - Preñadilla

Escrito por 
Valora este artículo
(6 votos)
Preñadilla Preñadilla Foto: Internet

Una de las especies de peces de agua dulce que están desapareciendo vertiginosamente de los ríos de nuestro país es la Preñadilla.

Pez, GATO (Astroblepus Ciclopus) descrito ya en 1805 por Alexander Von Humboldt, y Aime Bompland que es endémico de los andes, y sirvió de sustento para la vida de nuestros pueblos altoandinos incluso aun antes de la llegada de los Incas, pues por su abundancia servía como complemento proteínico ancestral, ya que nuestros pueblos originales lo consumían incluso con maíz tostado, papas, y aguacate, pues por sus características alimenticias se lo incluía en la dieta de las mujeres embarazadas (preñadas) y/o parturientas que les permitía mantener embarazos sanos y continuos, de ahí deriva el nombre de preñadilla

Hoy prácticamente es difícil hallarlo en nuestros ríos, por varios factores, I) el desconocimiento de nuestra población de la existencia de este pez, II) la contaminación de nuestros ríos, III) la competencia de especies exóticas introducidas como la trucha, y otras especies exóticas, IV) la poca o ninguna investigación para su reproducción, en su hábitat así como en cautiverio.

Todo esto ha configurado un cuadro de desgaste para esta especie, pues pese a esfuerzos aislados como el del Dr. Ramiro Barriga de la EPN (Escuela Politécnica Nacional) o del Dr. Juan Cristóbal Ortiz de la ESPE-IASA, realmente no se ha emprendido en una verdadera investigación tendiente a recuperar y/o evitar la desaparición de este pez.

Para conocer la calidad de la salud ecológica de varios ríos del noroccidente de Pichincha, el GADPP, decidió investigar junto al proyecto Prometeo que pasa con los ríos: Blanco, Pachijal, Mojarrerro y Alambi para lo que vinculó a este trabajo al Prometeo Ildefonso Liñero Arana PhD. Venezolano experto en oceanografía y macroinvertebrados como indicadores de la calidad del agua. Para efectuar este trabajo se deicidió hacer una investigación piloto en los ríos LLullupe y Curunfo de la parroquia Nanegal y afluentes del gran Río Alambi, sin embargo con sorpresa y con alegría hemos encontrado primadillas en estos dos ríos, lo que nos demuestra aun la calidad del agua de estos dos hermosos ríos, y por otra parte la constancia de una abundante gama de macroinvertebrados que forman parte de la cadena trófica para la preñadilla, que se alimenta de muchos de estos macroinvertebrados.

Pese a ser otro el objetivo de nuestra investigación, ("Macroinvertebrados dulceacuícolas como indicadores de la calidad ambiental de nuestros Ríos"), este hallazgo demuestra que las cadenas tróficas de estos ríos bien podrían sustentar la proliferación y la conservación de este pez, por ello hacemos referencia a este detalle, que ojalá sirva de motivación para que investigadores, o estudiantes tesistas decidan investigar qué es lo que está pasando con esta especie, y si es o no posible su recuperación o su cultivo y explotación comercial en cautiverio.

Reiteramos que su nombre deriva de ciertas propiedades atribuidas a este pez relacionadas con la fertilidad femenina. Algunas mujeres indígenas, especialmente en la provincia de Imbabura, la consumen para acrecentar su fertilidad y durante la lactancia incrementar la secreción de leche materna.

Para los Incas, la preñadilla fue una figura económica, pues se usaba como moneda para intercambio y como tesoro para ofrecer tributos. Durante la colonización española, se mantuvo la tradición, pues las comunidades tributaban con este pez a la Iglesia Católica en la Cuaresma (Moreano et al. 2005).

Como podemos ver este realmente es un patrimonio acuícola nativo, que no debemos dejar desaparecer, esperamos poder implementar a futuro una investigación seria y un proyecto práctico que nos permita mantener vigente en nuestros ríos a la tan apreciada preñadilla, para lo cual además deberemos mantener las condiciones de calidad de agua en nuestros ríos.


Elaborado por Víctor Hugo Balarezo/abril del 2014

Visto 2580 veces

Login Form